Información importante que debes saber acerca de la conjuntivitis

Información importante que debes saber acerca de la conjuntivitis

La conjuntivitis es una infección de la conjuntiva muy común y fácil de propagar.

Esta se genera principalmente debido a virus, bacterias o alergias. Comúnmente, la conjuntiva se inflama a consecuencia de reacciones alérgicas al polvo, el polen, el moho o la caspa animal; además, se pueden presentar irritaciones debido a agentes causantes de la polución del aire, tales como el viento, el polvo, el humo, entro otros.

Para que puedas contraer la conjuntivitis basta con que uses una toalla o toques las manos infectadas de un enfermo y que luego entren en contacto con tus ojos.

Síntomas de la conjuntivitis

Los síntomas de la conjuntivitis, aunque fáciles de reconocer, suelen variar dependiendo del origen de la infección; sin embargo, los síntomas generales son los siguientes:

  • Tu ojo se enrojece, así como puede también inflamarse el interior del párpado o de la esclerótica.
  • Presentas lagrimeo frecuente e inusualmente abundante.
  • Tu ojo produce secreciones blancas, amarillentas e incluso verdosas.
  • Tienes la sensación de tener una basura en el ojo, ardor, picazón e irritación.
  • Presentas sensibilidad a la luz.
  • Tu ojo se llena de lagañas.

Consejos para que trates la conjuntivitis

Para que puedas tratar esta infección adecuadamente, es necesario tener en cuenta que el tipo de conjuntivitis determinará el tratamiento que se debe seguir.

A pesar de esto, existen ciertos lineamientos generales que son de gran ayuda a la hora de tratar la conjuntivitis.

Para empezar, lo más importante es asegurarse de mantener siempre las manos limpias, sobre todo antes de proceder a limpiar, cuidadosamente, los fluidos del ojo con un pañuelo limpio humedecido en agua tibia o suero fisiológico estéril.

Por otro lado, la picazón puede ser aliviada aplicando sobre el ojo infectado compresas de agua fría o tibia.

Mientras se tenga la infección, se debe evitar utilizar maquillaje o colocarse lentes de contacto porque ello puede aumentar severamente la irritación del ojo.

Del mismo modo, es recomendable utilizar lentes de sol cuando se está en exteriores para evitar que la luz del sol cause molestias en el ojo.

Tipos de conjuntivitis:

  • Viral: aunque es muy contagiosa, este tipo de conjuntivitis suele curarse sola, sin necesidad de aplicar ningún tratamiento médico, en cuestión de días. Se origina por un virus, tal como el resfriado común.
  • Bacteriana: con este tipo de conjuntivitis hay que tener mucho cuidado, debido a que de no ser tratada cautelosamente, esta podría llegara a ocasionar serias lesiones en el ojo.
  • Alérgica: el polen, el polvo e incluso la caspa animal pueden llegar a producir conjuntivitis alérgica ya que estos son irritantes oculares.

Lo común es que la conjuntivitis se cure por sí misma, sin necesidad de aplicar analgésicos o algún otro tratamiento médico; sin embargo, tratarla será la manera más eficaz de evitar contagiar a otros y prevenir posibles complicaciones.

¿Cuándo debes consultar a tu oftalmólogo?

En general, es recomendable consultar a un oftalmólogo si la conjuntivitis es de origen bacteriano.

Pero, además, debe estar atento a cualquiera de los síntomas que hemos mencionado, incluso si la infección tiene otro origen que no es bacteriano, para prevenir posibles complicaciones.

En caso de presentar alguno de los siguientes síntomas, es necesario que consulte de inmediato a su especialista de confianza:

  • Enrojecimiento muy fuerte del ojo.
  • Si usted posee un sistema inmunitario débil a causa del VIH o un tratamiento contra el cáncer.
  • Si observa que los síntomas empeoran después de 24 horas de haber comenzado a aplicarse algún tratamiento con antibióticos o analgésicos.
  • Si usted posee alguna afección en el ojo que pueda agravar la infección.

Por último, recuerda que en Figueres, Optipunt es tu centro de salud visual al que puedes acudir para estos y otros padecimientos que afecten tu salud visual.