Cuidados de la salud ocular de tus hijos en verano

Cuidados de la salud ocular de tus hijos en verano. Las vacaciones de verano son el momento más esperado por toda la familia. La playa, los paseos al aire libre, las piscinas  y muchas actividades más son el pan de cada día.

Con el verano suben las temperaturas, el sol aumenta su número de horas de exposición y los ojos de tus hijos están expuestos a los rayos UV y a elementos como el cloro, la arena y la sal del mar. 

Esto es en definitiva, una amenaza directa a la salud ocular de tus hijos, es por eso que hoy vamos ofrecerte algunas recomendaciones y consejos básicos para cuidados de la salud ocular de tus hijos en verano

Recomendaciones si vas a la playa

Cuando nuestros hijos juegan en la arena de la playa, es casi probable que esta termine llegando a sus ojos.

Recuerda que lo primero que debes evitar es que ellos se froten los ojos con sus manos ya que la arena estaría haciendo una función de lija y terminaría causando una lesión ocular seria. 

Para tratar esto, lo más recomendable es lavarlos con agua o con gotas oftálmicas. Si a pesar de eso la molestia en el ojo de tu hijo persiste, deberás llevarlo al oftalmólogo.

Que tus hijos utilicen siempre gafas para el agua

El agua de las piscinas y del mar contienen gérmenes y bacterias que pueden ser nocivos para sus ojos. Si a eso añadimos el cloro del agua de las piscinas, la combinación terminará siendo perjudicial para la salud ocular de tus hijos. 

No permitas que tus hijos entren al agua si sus respectivas gafas, así podrás asegurarte de que estás protegiéndoles de manera efectiva y evitar así algún tipo de conjuntivitis o queratitis. 

Compra gafas de sol para tus hijos

Los adultos ya lo tenemos claro: debemos utilizar gafas de sol para proteger nuestros ojos. Esa misma medida de precaución deberás aplicar para tus hijos si van a estar expuestos al sol.

En el mercado existen gafas de sol homologada que cuentan con filtros y protección contra rayos UV. Para asegurarte de que tus hijos están correctamente protegidos con el uso de gafas de sol, cómpralas en sitios autorizados para ventas de gafas de sol homologadas, especialmente en ópticas o tiendas de prestigio.

Evita comprar gafas de sol genéricas y baratas porque así sólo conseguirás aumentar las probabilidades de un daño ocular a tus hijos.

Para último, recuerda que una vez tus hijos terminen de disfrutar de la piscina o del mar, deberán darse una ducha que les permita enjuagar bien sus ojos con agua fresca. 

Y si percibes algún tipo de irritación aplica enseguida unas gotas oftálmicas refrescantes. En caso de que una irritación ocular vaya a más, acude a un profesional para que se le trate correctamente.