Exámenes oculares. ¿En qué consisten y por qué deberías hacértelos de forma regular?

En Optipunt siempre recomendamos que los primeros exámenes oculares se deben de realizar desde pequeños y sobre todo cuando se comienza a ir a la escuela .

Es común recibir en nuestra óptica a personas con padecimientos o trastornos oculares no tratados durante su infancia y  que pudo facilitar el desarrollo inadecuado de la visión a temprana edad,  todo por no haberse realizado los correspondientes exámenes oculares.

Calidad de la visión

La calidad de la vista se puede deteriorar fácilmente como consecuencia de que nos hacemos mayores o por motivos de alguna enfermedad.

Los exámenes oculares periódicos son el mejor modo disponible para detectar trastornos oculares a tiempo; de lo contrario, estas patologías pueden generar problemas en la visión e incluso ceguera.

Si se las diagnostica a tiempo muchas enfermedades oculares pueden curarse o tratarse ayudando así a prevenir daños permanentes en la visión. Desafortunadamente muchos padecimientos oculares no presentan síntomas distinguibles en sus etapas iniciales.

¿Cada cuánto debes realizarte un examen ocular?

Las pruebas oculares también pueden revelar los primeros indicios de la presencia de un trastorno corporal general. Por ejemplo, uno de los primeros signos de diabetes es la pérdida de sangre de vasos sanguíneos frágiles en el ojo.

Otro ejemplo es una persona que tiene glaucoma. El glaucoma puede no tener síntomas hasta que ya se tiene un grado significativo de baja visión. El glaucoma puede ser diagnosticado y tratado en sus etapas manejables únicamente mediante un exámenes oculares integrales.

Un adulto sin problemas de visión debe someterse a un examen ocular integral cada dos años haya tenido o no algún síntoma visual. Los adultos que usan gafas o lentes de contacto o que tienen un problema en los ojos deben someterse a exámenes oculares anuales.

¿Qué procedimientos se llevan acabo en un examen ocular completo?

Los exámenes oculares se desarrollan a través de diferentes etapas. El primer paso es hacer un muy buen interrogatorio para crear la historia clínica y determinar cuál es la afección principal y por qué ese paciente ha venido para someterse a un examen ocular.

Entonces, pasaremos a la parte objetiva del examen ocular en la que como optometristas tomaremos mediciones que no dependen de la respuesta oral del paciente.

Por ejemplo, examinamos la retina, los movimientos del músculo ocular, las pupilas, la motilidad ocular y los giros de los ojos.

A continuación se realizan diferentes tipos de pruebas entre las que podemos destacar el examen de fondo de ojo, la tonometría, la campimetría y el examen de agudeza visual.

¿Qué clase de trastornos se pueden diagnosticar mediante un examen ocular?

El ojo funciona como una máquina compleja y pueden fallar muchos elementos en sus procesos individuales.

A continuación, le ofrecemos una lista de algunos de los padecimientos oculares más comunes que se pueden detectar a través de exámenes oculares:

  • Miopía
  • Hipermetropía
  • Astigmatismo
  • Presbicia
  • Cataratas
  • Baja visión
  • Ambliopía

Llegados a este punto debemos hacer hincapié en que no importa tu edad o sexo, si no realizas al menos una visita cada 2 años al optometrista se correrá el riesgo de no detectar a tiempo los problemas oculares que antes hemos mencionado.

Planifica una visita a tu optometrista de confianza y solicita un examen integral de la vista que te ayudará a prevenir enfermedades que pueden afectar a tu visión y por tanto a tu calidad de vida.