Nuestros hijos son nativos digitales. Si eres padre debes leer esto

Se dice que nuestros hijos son nativos digitales porque al venir a este mundo ya están rodeados de un sinfín de dispositivos que harán su vida y la nuestra más cómoda. Los dispositivos más comunes son los teléfonos móviles, tablets y ordenadores.

Se dice que nuestros hijos son nativos digitales porque al venir a este mundo ya están rodeados de un sinfín de dispositivos que harán su vida y la nuestra más cómoda. Los dispositivos más comunes son los teléfonos móviles, tablets y ordenadores.

Pero también existen otra lista de objetos tecnológicos que también conllevan riesgos de mal uso o adicción. Como padres somos y seremos siempre responsables del uso que nuestros hijos menores de edad hagan de este tipo de tecnologías. 

En este artículo vamos a hablar de esta evidente realidad y del uso apropiado de los tecnologías con pantallas digitales para evitar consecuencias en la salud ocular de vuestros peques.

El sistema visual de tu hijo se desarrolla hasta los 8 años

Los casos de miopía en niños pequeños, sobre todo en aquellos en edades comprendidas entre los 2 y los 5 años, están siendo relacionados en un porcentaje significativo al uso en casa de móviles y tablets en casa.

Y es que ya es de sobra sabido que a cualquier hora nuestros hijos pueden jugar o ver algún dibujo animado con un móvil, ordenador o tablet, algo que si no se hace con moderación podrá dañar su vista. 

Es importante recalcar que los niños en edades tempranas no han desarrollado por completo su sistema visual y la exposición prolongada a estos aparatos ocasionarán esfuerzos enormes para focalizar o enfocar imágenes. 

Nuestros hijos son nativos digitales y experimentarán con todo lo que tengan a su alrededor

Nuestros hijos comienzan en casa a explorar el mundo que les rodea y más temprano que tarde descubrirán y experimentarán con dispositivos electrónicos con pantallas. Es algo natural ya que nosotros los padres somos los que hacemos uso de ellas en primer lugar. 

Los niños en edades comprendidas entre los dos y los cuatro años podrán pasar de estar jugando con sus juguetes tradicionales a pedir en algún momento que les facilitemos una pantalla.

Con esto hay que tener mucho cuidado ya que hay que procurar que siempre lo hagan acompañados de uno de sus padres para supervisar lo que consumen así como el tiempo dedicado a ello.

La importancia del tiempo al aire libre

Las actividades lúdicas o didácticas son y serán siempre las alternativas más saludables para contrarrestar cualquier tipo consecuencia por el uso de dispositivos digitales.

No estamos con esto diciendo que tu hijo no debe jugar a vídeojuegos o disfrutar de sus dibujos animados, pero deberán hacerlo con moderación y no superando las dos horas de consumo diario de este tipo de contenidos. 

En contraparte, se debe incentivar la práctica regular por no decir diaria de actividades que no estén vinculadas al uso de aparatos con pantallas luminosas.

Somos nosotros los padres de familia los principales responsables de introducir este hábito y de predicar con el ejemplo y evitar consecuencias tales como la miopía, astigmatismo u otras enfermedades relacionadas. 

¿Debemos alejarlos de las tablets y los móviles?

Si hay algo que los expertos tienen claro es que las actuales tecnologías son una herramienta eficaz para potenciar la creatividad de nuestros hijos a través de juegos o animaciones especialmente diseñadas para ello.

Pero también hay voces que indican que se está perdiendo la posibilidad de que nuestros hijos desarrollen sus capacidades en actividades al aire libre para poder encontrar estímulos más allá de las pantallas y también poder relacionarse socialmente con otros niños.

Lo que en Optipunt siempre recomendamos a los padres de familia es que se logre establecer un idóneo equilibrio de los hábitos y que se analicen los comportamientos que sus hijos manifiestan sobre todo para detectar cualquier anomalía visual que perjudique su sano desarrollo y crecimiento.