Importancia de revisiones oculares en niños

La salud ocular de los niños es muy importante de cara a su vida diaria y al rendimiento escolar.

Considerando que la maduración visual del niño finaliza sobre los ocho años de edad es importante la revisión ocular periódica para niños, su diagnóstico y tratamiento lo antes posible.

Los niños por lo general no son capaces de transmitirles a los padres que no ven de forma correcta o que están incómodos, por lo que los padres debéis de estar pendientes de las necesidades y cuidado de la visión de vuestros hijos con revisiones visuales regulares. 

La optometría pediátrica es excelente ya que gracias a las revisiones oculares en niños se puede prevenir, diagnosticar y dar tratamiento lo antes posible a cualquier condición ocular en los niños y en esta labor también es importante la labor del profesor para ayudar a detectar casos desde el colegio. 

Medidas preventivas recomendadas

Las pautas de conducta recomendables para favorecer una visión sana son medidas preventivas como la de adecuar la intensidad de luz, distancia de lectura, de televisión, ordenador y ergonómicas (posturales).

Estas recomendaciones deben acompañarse siempre de una revisión ocular, como mínimo, del bebé, a los 2 años y a los 4 años de edad pues la maduración del sistema visual finaliza sobre los 7-9 años y posteriormente ya no se podrá recuperar visión.

Esto sin duda, con revisiones oculares y diagnóstico a tiempo, podemos prevenirlo.

¿Cuándo necesitan los niños acudir al optometrista?

Son pautas a llevarlos a una revisión ocular:

  • Si observamos que se acerca mucho a ver la televisión.
  • Si aprieta los ojos para ver a distancia un determinado objeto
  • Tiene dolor de cabeza de manera frecuente y tiene los ojos cansados
  • Le cuesta orientarse al correr y realizar algunos juegos
  • Se tropieza con frecuencia
  • Le lagrimean los ojos
  • La lectura deja de ser una actividad interesante y muestra dificultad para leer a distancia.
  • En el caso de los bebés, cuando no siguen la cara ni la voz de sus padres. Los ojos se desvían sin motivo.

¿Por qué hay que realizar revisiones oculares en los niños?

El desarrollo integral del niño depende en gran parte de la correcta evolución de su visión.

El proceso de maduración visual se inicia en el nacimiento y tiene su máxima expresión a los cuatro años de edad y después decrece paulatinamente hasta los 8/9 años, aproximadamente.

Entre las principales patologías que vemos normalmente en las revisiones oculares en niños podemos destacar los defectos de refracción, ya sea hipermetropía, miopía o astigmatismo, anomalías estructurales oculares como el coma congénito, la catarata congénita y opacidades corneales y el estrabismo.

Debemos tener en cuenta que es muy importante que cuánto más precoz sea el diagnóstico más eficaz va a ser el tratamiento y por tanto mejor el pronóstico. La visión que no se gana durante la infancia no se va a recuperar posteriormente en la edad adulta.

Para cualquier duda o consulta ocular de tus hijos recuerda que puedes traerlos a nuestra óptica ubicada en Figueres. Calle Concepción Nº11.