Día mundial de la retinosis pigmentaria 2020

El último domingo de septiembre se celebra a nivel mundial el Día Mundial de la Retinosis Pigmentaria, siendo la fecha indicada para el año 2020 el domingo 27 de septiembre.

La retinosis pigmentaria es una condición hereditaria caracterizada por la degeneración progresiva de la retina, y se manifiesta a través de múltiples problemas que afectan la visión y la forma en cómo la retina responde a la luz. 

El último domingo de septiembre se celebra a nivel mundial el Día Mundial de la Retinosis Pigmentaria, siendo la fecha indicada para el año 2020 el domingo 27 de septiembre.

El objetivo de este día internacional es la de que se reconozca a esta patología ocular y el alcance que tiene en los ámbitos científico, sanitario, familiar, laboral, etc.

Desarrollo de la retinitis pigmentaria

La manera en cómo la retinosis pigmentaria se manifiesta es diferente en cada persona, la velocidad de avance de esta enfermedad varía según el tipo de gen que tenga el paciente. Es importante mencionar que esta afección es hereditaria y algunos síntomas ya comienzan a aparecer en la infancia o adolescencia.

La visión periférica y la visión nocturna son las primeras en verse afectada por culpa de la retinosis pigmentaria, pero además de estos síntomas que antes hemos comentado, también existe una lista que a continuación te detallamos:

  • Disminución de la agudeza visual
  • Alteración en la percepción de colores
  • Deslumbramiento
  • Percepción de luces

Diagnóstico de la retinosis pigmentaria

Son varios los métodos a través de los cuales se puede realizar un diagnóstico de esta patología ocular, la primera de estas pruebas es la prueba de campo visual. Como antes hemos mencionado, uno de los síntomas de la retinosis es la pérdida de visión periférica, las pruebas de campo visual permiten medir la visión lateral del paciente y encontrar sus puntos ciegos.

También está la electroretinografía, prueba en la que se mide la actividad eléctrica de la retina y cuál es su respuesta a la luz.

Por último, hemos de mencionar las pruebas genéticas. Este método permite tomar muestras de sangre o tejido al paciente para evaluar posibles genes asociados con esta enfermedad. A su vez, las pruebas genéticas permiten determinar cuánto ha avanzado la retinosis pigmentaria en el paciente.

Tratamiento de la retinosis pigmentaria

No existe a día de hoy un tratamiento único que cure esta enfermedad, lo que sí existe es una combinación de medidas que permiten retrasar su avance en función múltiples factores.

Existen múltiples investigaciones científicas en curso para el tratamiento de la retinosis pigmentaria y se basan en terapias genéticas y celulares. Mientras tanto, ya comienzan a ofrecerse algunos medicamentos que vienen a complementar otras vías de tratamientos tales como las vitaminas y gotas oculares.

Los optometristas trabajamos junto a pacientes con diagnóstico de retinosis pigmentaria ofreciéndoles recursos que permitan aprovechar al máximo el grado de visión que aún conservan.

A este tratamiento se le conoce como terapia de rehabilitación y se vale del uso de dispositivos tales como la lupa, que ayuda a aumentar el tamaño de los objetos al mirar a través de ella. También se utilizan microscopios y telescopios adaptados para los pacientes y que permiten ver objetos a distancias cortas y largas.

Por último también podemos mencionar los filtros que gracias a su uso el paciente con retinosis pigmentaria podrá adaptarse mejor a la oscuridad y cambios de iluminación.

Para finalizar queremos recalcar la importancia que el Día Internacional de la Retinosis Pigmentaria debe tener en nuestra sociedad, puesto que es una enfermedad genética que va pasando de generación en generación.

Es de suma importancia realizar pruebas oculares desde temprana edad para un diagnóstico precoz y efectivo tratamiento.