5 consejos para cuidar tus ojos en verano

La estructura de nuestros ojos son muy sensibles a los rayos ultravioletas del sol, es por eso que cuando se acerca el verano y sol brilla con más fuerza muchas personas olvidan los daños que éste puede provocar a la vista.

El calor también es sinónimo de un buen chapuzón, mismo que nos damos ya sea en una piscina o en la playa. Tanto si nos exponemos a los rayos del sol como si nos sumergimos bajo el agua, nuestros ojos están expuestos y muy propensos a sufrir consecuencias.

¿Quieres cuidar tus ojos en verano?. Aquí vamos con nuestros consejos.

Lávate las manos a menudo

Tanto tú como tus hijos manipuláis objetos y sustancias contaminadas ya sea con el agua del mar o piscina, arena de la playa, etc. Evita frotarte las manos con las manos sucias, lávatelas a menudo y lávaselas también a tus hijos.

Controla el número de horas de exposición directa al sol

En verano, el agua y la arena de la playa incrementan el reflejo y la radiación solar, algo que provoca efectos negativos para nuestros ojos.

Durante los meses de junio y julio evita exponerte durante largas horas al sol y recuerda que la franja horaria que debes evitar es entre las 11 y 6 de la tarde, es ahí donde el índice de radiación ultravioleta es más alto.

Ten cuidado con el abuso del aire acondicionado

En casa, en tu coche o en algún centro comercial, en verano el aire acondicionado es la herramienta perfecta para combatir el calor, pero también es lo que provoca resequedad ocular.

Utiliza el aire acondicionado a una potencia baja y durante el menor tiempo posible, además procura que el chorro de aire nunca te de directamente a ti o a tus familiares.

Utiliza gafas de sol

El uso de las gafas de sol en verano debe ser obligación de toda la familia. Unas gafas de sol homologadas te ofrecerán mayor protección contra los rayos UV gracias a sus filtros.

Cómpralas en lugares autorizados, de prestigio y respaldo profesional. Pide ayuda al auxiliar de óptica o al optometrista para que te recomiende la mejor opción de gafas para la protección solar de tus ojos y la de tu familia.

Mucha atención si eres usuario de lentes de contacto

Las personas que utilizan lentillas de contacto en los días de verano tanto para ir a la playa o alguna piscina, ven cómo el riesgo de sufrir alguna infección o problemas oculares aumenta.

La resequedad en los ojos es mayor para quienes las utilizan, pero es que además, si se desea dar un buen chapuzón en el agua, la sal y el cloro combinado con las lentes de contacto serán la fórmula perfecta para provocar una tremenda conjuntivitis.

Reflexiones necesarias para cuidar tus ojos en verano

  • El calor
  • Los rayos del sol
  • El aire acondicionado
  • El cloro de las piscinas
  • La sal del agua del mar
  • La arena de la playa

Son sólo algunos de los principales agentes contra los que tendrás que protegerte en verano. Dichos elementos pueden llegar a provocar graves problemas oculares y dañar tu visión. Infecciones, ojo seco, cataratas, fotoqueratitis o incluso degeneración macular.

Toma en serio nuestros consejos, atiende las recomendaciones y recuerda que ante cualquier síntoma o problema con tu visión luego de un día en la playa, piscina o montaña, debes acudir a un profesional para que te examine y descarte o diagnostique cualquier problema mayor.

Un saludo, y hasta nuestro próximo artículo.